Sigue el viaje – editorial 1 de abril 2022

Antes de volver, apenas unos días antes fui a ver a “Invisible” al flaco Spinetta casi un recital para un grupo pequeño, íntimo. En esta ocasión el Flaco habló del planeta, el tal vez era un verdadero viajero del tiempo, sino con seguridad era un ser con una visión mucho más clara que la nuestra.

Volver siempre es difícil, creo que lo difícil radica en verse uno mismo y cuantificar la magnitud del fracaso de mi generación.

A ver, antes que alguien se enoje, hubo logros. Grandes logros. Un ejemplo no tan pequeño es que vengo del año 1975, y es este tiempo subir a un colectivo es subirse a una cámara de humo, la gente fuma en los colectivos, en los trenes hay solo dos vagones, a veces menos, para no fumadores. Igual la gente prende su cigarrillo aun en estos vagones. Eso cambió, hoy los fumadores buscan de fumar en lugares al aire libre. Otros cambios, veo en el 2022 que hay mayor aceptación social de las elecciones sexuales individuales. De la forma de llevar el pelo o que ropa utilizan. Ha habido cambios, pero en lo verdaderamente importante, el hambre en el mundo, la pobreza, las guerras, la contaminación ambiental  creo que nuestra generación no aprobó la cursada.

Hay mejoras pero falta tanto que pienso ¿cuántas generaciones llevará esos cambios?. La humanidad ha evolucionado tan lento, cada cambio le ha llevado al hombre milenios. Pero esto debería  preocuparnos porque el poder destructivo bélico y ambiental que tiene el hombre ahora sólo nos da  medio siglo para que la tierra entre en estado crítico irreversible. Este diagnóstico debería alertarnos para tomar caminos que aunque requieran un esfuerzo, ese esfuerzo vale la pena.

Antes de volver, apenas unos días antes fui a ver a “Invisible” al flaco Spinetta casi un recital para un grupo pequeño, íntimo. En esta ocasión el Flaco habló del planeta, el tal vez era un verdadero viajero del tiempo, sino con seguridad era un ser con una visión mucho más clara que la nuestra.

Año 2022, creo que lo más difícil de entender es que ya no tiene la humanidad un punto cercano de objetivo en común. Me explico, ya no hay metas políticos sociales, no hay compromiso social en común. No se confundan, al decir no hay no estoy diciendo que no haya pequeños grupos que lo intentan, yo hablo de la humanidad en su conjunto, más parece un conjunto zombies (esto está de moda)  que día a día solo se despiertan para consumir (comer cerebros) y algunos pocos que por más que tengan objetivos deben dedicar su esfuerzo a evitar ser comidos.

En Ucrania se desata una guerra zombi, como todas las guerras. Pasan los años, mueren generaciones completas y no parecemos aprender. 

Volver a 1975, vincha, camisola, la guitarra y a escribir mis primeros poemas.  Mientras la triple A muestra la barbarie en efervescencia letal. En idas y vueltas seguimos cambiando el mundo, juntos.

Guillermo Contreras                                           

Otros artículos

Nota Editorial  13 de Octubre 2021

Nota Editorial 13 de Octubre 2021

“La vereda del Sol” revista en papel que salió entre 1976 y 1977 , en ese tiempo con Gustavo Contreras, Mariangela (Folk II) y Jorge Nakamura (Koke) desaparecido por la dictadura. Desde el 2010 la vereda está en la red acompañado por Gabriel Sacco y este año 2021 el regreso renovado de “La Vereda del Sol” es un empuje post-pandemia.

Jean Michel Basquiat

Jean Michel Basquiat

Fue un componente importante de la expresión Grafiti en Nueva York . Principios de los 80s artista callejero, viviendo como vagabundo pasó a ser compañero de Andy Warhol, a exponer en Paris y Nueva York y en su corta carrera interrumpida por su muerte a los 27 años llegó a hacer un centenar de exposiciones.
En los grafitis firmaba como SAMO , “la misma mierda de siempre” “La misma porquería”

María Elena Stella – Buenos Aires

María Elena Stella – Buenos Aires

Este libro “Sobre los que no comieron perdices”, lo vengo escribiendo en tiempos libres que son pocos. Algunos fueron sugeridos por la historia, que como historiadora reviso siempre. Pero la mayoría son poemas de amor, poemas románticos. Por eso el título del libro, final de cuentos infantiles tradicional visto al revés.