Idaly Retana – Monito de papel

Psicóloga, editora y gestora artística en Argentina y México. Secretaria Técnica de la Editorial de la Universidad Pedagógica Nacional del Estado de Chihuahua, en México. Anteriormente se desempeñaba como Coordinadora de Difusión y Extensión en la misma casa de estudios.Columnista en «El Heraldo de Chihuahua» y «El Puntero»Ha realizado eventos de talla nacional e internacional, como conciertos, congresos, encuentros nacionales e internacionales. Mánager de bandas de rock argentino. Editora desde el año 2002. Chief Executive Officer de Retana Editorial. Colaboradora en el colectivo cultural de Voces de mi región de la ciudad de Chihuahua, Chih., México.

Monito de papel

Tú mi personaje principal, te creé tal cual mi corazón te describía. Mi mente imaginaba tu silueta, generaba ecos del tono de tu voz, a mis labios les dio el calor y el sabor de tus besos, tus manos perfectas las desdibujaba suavemente al acariciarme.

Esa tarde te di vida, escribí cada palabra en estas líneas moldeando tus actos y dándote un guión en la historia. Todo estuvo en ese plano de papel y sueños, mi alma se quedó entrelazada en tintas y hojas de papel viejo, amarillentas y llenas de polvo por los años. Me dediqué a darte diálogos bien definidos con sutil correspondencia, pero no me di cuenta que de a poco te di vida, querías escapar y mis plumas te encerraban en mis frases sin sentido.

–No he conocido a ningún personaje que se haya enamorado de su autor. Al escribir sentí como una fantasía en donde un muñeco de papel te mira fijamente con ojos escurridizos tras las Times New Roman, estaba ansioso por presenciar su nuevo acto, su nuevo párrafo, pero de pronto lo vi atrapado en interlineados de 1.5, que eran como barras de hierro para él.

Amor o dominio, –qué derecho tienes, escritora, de crear un personaje, encerrarlo y decirle qué hacer, le diste vida, pensamiento y sentimientos, no te pertenece ya, o jamás te perteneció; en cualquier momento podría escapar de tus plumas entintadas y brincar a un libro nuevo, viajar entre planos imaginativos y reinventarse.

Un párrafo pudo ser un capítulo eterno, interminable, infinito, dice mi corazón. Toda la vida te anhelé, te encontré en imágenes viejas y trastocadas, un poco distorsionadas, me dediqué a convertirte en el personaje principal, pero la tinta a veces era derramada en la narración del sueño como sangre fluyendo en torrentes, como ríos desbordantes. Escribir no era suficiente, pintar podría ayudar a esclarecer las imágenes de los sueños, pero ninguno servía ya.

Tomé tu mano frágil como de papel, acaricié tus ojos con mi mirada, te saqué de entre las frases, escuché cada latido de tu corazón y te saqué de mi hoja de papel; ya eras un hombre con deseos e inquietudes nuevas, intenté escribir cuando dormías, me acerqué lentamente, rosé con mis labios tu oído, susurré una trama. En ese momento un pensamiento me invadió, que quizá fuera la última vez que sentiría tus latidos, me detuve, sentí el fracaso de mi inspiración, el fallo de mis letras, estaba enamorada. Cuando viste el mundo real te asombraste, con temor tus ojos mostraban confusión, regresar a tus párrafos y hojas amarillas era confortable o escribir tus propios capítulos fuera mejor. Ahora enfrentas, viajas a tus hojas amarillas y me ayudas a escribir las últimas líneas de ese guión que te creó.

Idaly Retana

Otros artículos

Nota Editorial  13 de Octubre 2021

Nota Editorial 13 de Octubre 2021

“La vereda del Sol” revista en papel que salió entre 1976 y 1977 , en ese tiempo con Gustavo Contreras, Mariangela (Folk II) y Jorge Nakamura (Koke) desaparecido por la dictadura. Desde el 2010 la vereda está en la red acompañado por Gabriel Sacco y este año 2021 el regreso renovado de “La Vereda del Sol” es un empuje post-pandemia.

Jean Michel Basquiat

Jean Michel Basquiat

Fue un componente importante de la expresión Grafiti en Nueva York . Principios de los 80s artista callejero, viviendo como vagabundo pasó a ser compañero de Andy Warhol, a exponer en Paris y Nueva York y en su corta carrera interrumpida por su muerte a los 27 años llegó a hacer un centenar de exposiciones.
En los grafitis firmaba como SAMO , “la misma mierda de siempre” “La misma porquería”

María Elena Stella – Buenos Aires

María Elena Stella – Buenos Aires

Este libro “Sobre los que no comieron perdices”, lo vengo escribiendo en tiempos libres que son pocos. Algunos fueron sugeridos por la historia, que como historiadora reviso siempre. Pero la mayoría son poemas de amor, poemas románticos. Por eso el título del libro, final de cuentos infantiles tradicional visto al revés.