Magaly Eizmendiz

Mi nombre es Magaly Eizmendiz, de nacionalidad cubana, nací y cursé mis primeros estudios en la ciudad de Santiago de Cuba, Cuba, graduándome de Profesora de Piano a los catorce años de edad con Excelencia y Mención de Honor en el Conservatoio Provincial de Música Dulce María Serret, estudié Contabilidd en la Escuela Profesional de Comercio y luego al llegar a Miami, ciudad donde resido, me gradué de Computer Business Aplication.

Queriendo recrear esa energía de amor que llevamos dentro, se despertó mi vocación por la poesía a los trece años de edad, queriendo recopilar algunos de mis poemas con versos escritos al amor, al silencio y a todo lo que mueve la vida, manifestando el amor en toda su magnitud, he tenido la posibilidad de pertenecer a varias entidades literarias, tal como La Sociedad e Poetas y Escritores de Azalia Carrillo, Club cultural Atenea, de Oreste Acosta, Eliluc Luz del Corazón de Mery Larrinua y la Academia Internacional de Literatura Norteamericana, donde he obtenido premios de primeros y segundos lugares en poemas y cuentos, medalla y mención de honor. Tengo a mi haber cuatro Poemarios, Amor a Pedazos, Memorias, A mi manera, 100 poemas y en este momento se está gestando mi quinto libro Bajo mi piel.

ABUELA

Mi piel suspira al mirar

creciendo tus girasoles

Se asoman bajo una lluvia

que no cesa de caer

Sus tallos firmes erguidos

han abierto como soles

Pretenden llegar al cielo,

ver el sol resplandecer

Fuí la princesa de un cuento

en un bello amanecer

Y tú fuíste la ternura

que me impulsaba a querer

Un ángel lleno de vida

que me empujó a crecer

Enseñándome a rezar

y a los escollos vencer

Volaban besos de seda

y ese canto que se queda

Me arrullaba entre sus brazos

con su diáfana voz bella

Queríendo bajar la luna

en esa profunda entrega

Para darme mil caricias

hasta que ya me durmiera

Vivo presa en los recuerdos

añorando tu querer

Abrazo eterno del ser,

cómo te hiciera volver!

Noble y grandiosa mujer

vives en mi acontecer

Quiero que vuelva ese tiempo

y la alegría de ayer

Quiero escuchar aquel cuento

que te gustaba leer

Ver tus manos hacer guisos,

oir tu risa estremecer

Y esa voz de dulce calma

que parecía florecer

Cómo olvidar ese rostro,

que tantas veces besé!

Quiero acortar la distancia

de ese eterno laberinto

Descalzarme los zapatos

y empinarme en un vuelo

Para encontrarme contigo

y abrazada al infinito

Ir en el eco profundo

que me remonta hasta el cielo

Cómo quisiera decirte

cuántas veces he llorado

Mis lágrimas corren mares

en todo su ensombrecer

Y no encuentro cómo hacer

para tenerte a mi lado

Eres corriente de vida

que no quiero desprender

Ancestro de mi linaje,

conductora de mi haber

Me dejaste solitaria

en algún atardecer

Y en mis horas de desvelos

cuánto pude padecer

Daría un caudal de besos,

para hacerte renacer!

Magaly Eizmendiz

Autor Poemario: A mi manera

Otros artículos

Nota Editorial  13 de Octubre 2021

Nota Editorial 13 de Octubre 2021

“La vereda del Sol” revista en papel que salió entre 1976 y 1977 , en ese tiempo con Gustavo Contreras, Mariangela (Folk II) y Jorge Nakamura (Koke) desaparecido por la dictadura. Desde el 2010 la vereda está en la red acompañado por Gabriel Sacco y este año 2021 el regreso renovado de “La Vereda del Sol” es un empuje post-pandemia.

Jean Michel Basquiat

Jean Michel Basquiat

Fue un componente importante de la expresión Grafiti en Nueva York . Principios de los 80s artista callejero, viviendo como vagabundo pasó a ser compañero de Andy Warhol, a exponer en Paris y Nueva York y en su corta carrera interrumpida por su muerte a los 27 años llegó a hacer un centenar de exposiciones.
En los grafitis firmaba como SAMO , “la misma mierda de siempre” “La misma porquería”

María Elena Stella – Buenos Aires

María Elena Stella – Buenos Aires

Este libro “Sobre los que no comieron perdices”, lo vengo escribiendo en tiempos libres que son pocos. Algunos fueron sugeridos por la historia, que como historiadora reviso siempre. Pero la mayoría son poemas de amor, poemas románticos. Por eso el título del libro, final de cuentos infantiles tradicional visto al revés.