Pablo Blestcher

 

Descubriendo el mundo de un cantautor

 

 

" Yo creo que uno tiene una ideología, por eso las musas te eligen.  La canción baja, pero uno tiene una esencia y las canciones te eligen por esa esencia"

                                           Pablo

 

Vivía en Entre Ríos, a los 14 años le llega una carta que lo convoca a jugar futbol en Buenos Aires, la carta es de Peckerman. El sueño lo trae a la capital, juega entrena y descubre que aun tiene un sueño mayor. Un día vio unos chicos tocar la guitarra en el tren  y quiso se músico. La vida lo tocaba con llamados fuertes, el dice que loco como es los siguió.

Quedamos en hacer una nota en el barrio de Belgrano, lo esperamos en un café con Gabriel, tipo 15 hs de una tarde soleada de otoño, mucha gente tomando un café con alfajores, nosotros preparamos la charla mientras lo esperamos. Llega  con su guitarra, se sienta con nosotros y comenzamos una charla, que de a poco va ahondando en la vida y el proceso de un cantautor empecinado  en lograr su sueño.

           

 Todo comenzó cuando vi  a unos chicos tocar en el tren y me gustó lo que hicieron, dije quiero eso para mi, pero la realidad es que yo no sabía tocar ni cantar, pero quería hacerlo. Compre mi primera guitarra, me puse a sacar una canción sin saber ni como hacerlo. Me largué, quiero esto y lo conseguí.

            ¿Te encontraste con la música de grande?                        

            Y si, a los 20 años, las historias conocidas cuentan de gente que nace con la guitarra bajo el brazo, no fue mi caso. La música me gustó desde siempre, pero a los 20 decidí  que la música iba a ser mi profesión. Como unos dicen “quiero ser abogado”  a mi me sucedió algo parecido. Tuve  cierta facilidad, me di cuenta al intentarlo que algo podía cantar. Que tocar la guitarra al menos para acompañarme, no era tan difícil. Así comencé a cantar canciones de Silvio Rodriguez, Ismael serrano, Sabina,  Calamaro, Fito, canciones que me gustaban las cantaba

            Llegó un día que sentí la necesidad de expresarme y hacer mi primer canción. Cuando la terminé  tuve la certeza de que podía hacerlo. Mi escuela fueron los “covers” y de a poco fui incursionando en escribir.

            ¿Como te encontraste un día queriendo hacer tu canción?

            Hice “covers” bastantes años y un día, lo típico de cantautor, me dejó una novia. Quise ponerlo en verso, transformar una tristeza en algo más sentido, era una canción. Fue como ponerlo en un cuadro. Después fueron saliendo otras.  Obviamente tenia muchas cosas que decir, no sabia como. Encontré una formulita, encontrar una armonía y que lo que vaya diciendo me cierre y guste tanto como los “covers” que había elegido. Siempre trate de que lo que hago musicalmente me guste, si no me gusta no lo hago. Me gustan todas las que hecho. Lo que pasa es que cumplen un ciclo, me piden a veces que toque “Martes 13” que es una canción vieja y ya no me gusta tocarla, pero me gusta la canción.

              Entonces comencé con mis canciones a los 26 años, llevo 6 años de cantautor. Antes era un bufón en los bares, fue mi escuela. Me formé en los bares, haciendo “covers” en la calle. Andaba por San Telmo, Palermo, en zona sur  Lomas, y todos los años sin interrupción me fui de gira a la costa, a tocar todas las noches de todo el verano, ahí hice  bares y algún que otro teatro con mis canciones.

         

            ¿Cuando compones, es algo que te surge como lo de tu novia, algo que te pasó o estas en búsqueda del motivo?

            Frente a la composición lo que a mi me pasa, aunque pareciera que es algo universal, que hay una fuerza extraña que me dice siéntate, escribe, entonces agarro el lápiz, hoja  y es como que algo baja. Es una situación mística difícil de explicar, pero como que la canción ya esta echa, en algún lugar inteligible, siento como que me elige la canción. Este flaco me va a representar bien, entonces baja y llega al papel. Lo loco es que demora tan poco el proceso, me pongo a escribir, pasan diez minutos, leo el resultado y ahí me doy cuenta que no fui yo, que ya estaba en algún lugar, creo que no soy capaz de hacer algo como “Hoy es cuando”, es una canción universal a la que no se le ven los hilos, y es una canción que me hubiese llevado toda una vida escribirla. Por eso creo que la canción me eligió.

 

Lo mismo te pasó con la música, estaba dentro tuyo. Porque hay gente que le gusta algo, lo quiere hacer y no le sale.

            Hay canciones que son grandes, aunque quede mal que yo lo diga, pero hay canciones que la gente me agradece, gracias por esta canción, estaba  mal la escuche y cambio todo. Transforma. Sonaría feo decir fui yo, vamos a darle un puntito a lo místico.

            Ideología o mística, vos lo pones en algo más místico

            No, yo creo que uno tiene una ideología, por eso las musas te eligen.  La canción baja, pero uno tiene una esencia y las canciones te eligen por esa esencia. Así lo vivo, aunque parezca loco.

            ¿Hay canciones artesanales?

            A veces hago canciones para otros interpretes y en ese caso estás como escribiendo a medio metro de tu cuerpo, no es tu historia, no te sentís identificado, la canción tiene que ser bonita, buscas armonía que tenga alguna cualidad especial, una cierta dulzura, buscas  que rime. Canciones echas con la mano y no con el alma

            Presentas dos formas de creación

            Son las que yo conozco. Yo laburo de esas dos maneras. Una forma me obliga a hacerla y la otra la busco, es más trabajosa, menos genuina.

            ¿De los resultados cual te agrada más a vos y al  público?

            Tienen más sentido, más peso las que vienen hechas, las que me traen las musas. Las otras tienen más un tinte humano, tienen  errores. Y al público sólo le canto las canciones que me fueron dadas. Las otras son para otros cantantes, o a modo de ejercicio

            Dos veces tuviste la fortuna llamándote, y ambas las seguiste. Una cuando te llaman para jugar futbol en Bs As por alguien grande del futbol, otra cuando te llama la música. ¿Ambas cosas te gustaban?

            Me gustaba jugar futbol, no entrenar, no los horarios, no era lo mío el compromiso profesional con el futbol, me gustaba jugar. Tenía condiciones para jugar, pero era rebelde, la música me dio el espacio que necesitaba

            Hoy me veo en un camino interesante, el camino de los sueños. La segunda fortuna me llevó a descubrir que es lo que me gustaba, la música es mi pasión. Esa fortuna de descubrir que es lo que me mueve, cual es mi norte. Hay gente que no descubrió aún que es lo que quiere yo encontré mi pasión en la vida. Y mirando hacia adelante me veo  trabajando; no se si para llegar a algún lugar sino para seguir siendo feliz haciendo lo que hago. Te conduce hacia algún lugar, yo miro para atrás y como artista fui creciendo, cada vez más público me va a ver, cada vez hago mejores canciones, pero si miro para adelante me veo trabajando, por ende creciendo.

¿Cual es tu público hoy?

            Yo diría que desde niños de siete años hasta los abuelos, cada vez que me contactan, la gente que me habla dice “Tu música le gusta a mi nena de siete años pero no la puedo traer todavía”, o “tu música le gusta a mi viejo “esto me lo dijo un tipo de cincuenta años. Hay un abanico de posibilidades en cuanto a edades hablando. Llega a los niños, yo digo “loco tenes que soñar” nunca deberíamos dejar de soñar, un niño si le decís soñá se va a sentir feliz, y si aun tipo de cincuenta le decís soñá, te va a decir “tal vez no sea tarde para soñar aun”, eso hace mi música bastante abarcativa, ahora el público que me va a ver esta entre 17 y 50 años, con mayoría entre 20 y 30. Eso es lo que me cuenta la gente

            Un poco es tu vida, hacer lo que soñas

            Yo me di cuenta tarde que era un soñador, me di cuenta hace muy poco. Mire hacia atrás y dije, al final estoy viviendo un sueño. No fue planeado, no dije voy a ser un soñador, solo miré para atrás y dije, mira que loco soy un soñador, y así me quiero para el resto de mis días.

            “Ahora es cuando”, llegaste hasta aquí y si hasta ahora venís patinando y quieres cambiar ahora es cuando.

            Esa canción me habló a  mí y le habla a cada uno que la escucha. Puede no gustar por el género, hay quienes no me escuchan porque les gusta el Rock pesado, pero esas personas me dicen que buenas letras, a mi lo que me importa son las letras. Mi música no tiene que ver con la forma de lo que hacia, si en el mensaje. Escucho cantautores, escuchaba. Calamaro, Sabina, ahora no escriben tanto. Los escuchaba ahora si escucho lo que escuchaba de chico, Beatles, Rolling. Creo que los cantautores fueron para mí como un aprendizaje, por eso ahora no los escucho tanto.

            Hacías bares, y la costa ahora como cantautor ¿cual es tu circuito?

            Estoy haciendo teatros más que nada y café concert. Toco menos que antes, hoy estoy haciendo una o dos presentaciones al mes, antes hacia ocho presentaciones  por mes. Ahora puedo elegir donde tocar. Al tener un público que te sigue ya sabes que cantidad de gente mueves, donde puedes tocar, donde no.  Si me dijeran de hacer un REX, yo diría que si de loco que soy, pero seguro el productor diría que esperemos un tiempo. Hoy manejamos teatros de doscientas o trescientas personas, o café concert para cien personas.

            Teatro ciego ¿Qué es? Lo veo como una experiencia rara

            Hice teatro ciego hace un par de martes fue muy bien, lo raro es como se  despiertan el sentido de la audición, y el olfato. Yo pienso en esos sentidos que a mi me despiertan al tocar la guitarra, la gente que te va a escuchar tal vez también el tacto, porque se toman de las manos. Yo actuando escucho cosas que en otros show no escucho. Un SOL mayor suena diferente a otras veces. Es totalmente a oscuras, no se ve nada. Es el quinto año que lo hago, elijo la experiencia porque lo elijo para la gente, yo ya lo viví, pero como el público se va renovando y quiero que tengan la oportunidad de vivirlo. Es un flash cuando en la oscuridad con las canciones podes plasmar una historia. Soy de ponerle titulo a los conciertos, en conjunto las canciones son una historia, y eso en la oscuridad resulta mágico.

            No veo al público, el público no te ve, entonces  tienen un show que depende de su imaginación, es un vuelo individual, el paisaje a ver depende de cada uno. No como el teatro común donde todos compartimos la vista del mismo paisaje. También yo al tocar las canciones vuelo. Trato de tocar canciones fuertes, con peso que te hagan pensar, en el ultimo concierto en  el teatro ciego hable de “los sueños”, la ultima canción era una que habla de que los superhéroes dejaron su pasión, todos desempeñando tareas para las que no vinieron al mundo, para las cuales no son buenos, la idea es imaginar un mudo donde todos desempeñan tareas para las que no son buenos , la idea es que cada uno vuelva a las tareas que le apasionan . Vos podes ser el próximo  superhéroe. Me pedían otra, la canté a cambio de que al siguiente día buscaran sus sueños. Termino el show a oscuras, yo bajé del escenario y la gente no me vio. A la salida del teatro, cuando se retiraban, yo estaba cantando en la vereda “Hoy es cuando”, con la funda de la guitarra en el suelo y así termino el show, afuera.

 

Elegí Dos temas tuyos, y dinos por que los elegís

            “Hoy es cuando” por el mensaje y “Que seas feliz” porque creo que es la manera perfecta de decirle a tu ex, se feliz te cuento que lo supere para que no cargues con ese peso, pero en realidad no supere nada. Esta fue la última canción de desamor, la mejor.

Si hablo de mi, como artista, se que tengo mucho que mejorar y aprender. Pero si hablo de mis canciones, voy a hablar de algo muy bello, porque así lo creo y porque no me atribuyo la creación, agradezco a las musas, cuando nombro o elijo canciones mías las elijo por bellas, queda medio feo pero tengo que valorar mi arte. Me encuentro con la realidad, lleno teatros de doscientas personas, me falta poder llenar estadios, debe faltar aun algo.

            El mayor trabajo es seguir en pie. Es ir de frente a todo, hay muchas trabas, hay mas que te llaman a parar que las que te incitan a seguir. El trabajo es esquivar las primeras y descubrir las segundas. Hacer canciones no me cuesta, salir a tocar me encanta, el trabajo es con la cabeza de uno

            El artista hace algo, producto de las musas, de su trabajo, y tiene que salir a mostrarlo, y vivir de ello.  

            Si pasé por una situación difícil antes de subir a un escenario, la gente espera lo mejor, y tengo que darlo. No somos uno solo, todo deviene, nunca somos los mismos. Uno puede elegir ser tal o cual entre todas la personas que fue. En realidad he visto a Ismael Serrano llegar al teatro con una maleta, mostrando al público que él es mismo de fuera, pero realmente en el escenario todos somos un personaje. Uno puede crear un personaje agradable. Yo no invito a todos a casa, pero si los invito al escenario. Se hace fácil cuando cuido mi salud, vivo feliz pero también me dejo ser para ser un buen artista, arriba del escenario.

            Con la guitarra, en casa, ahí descubro las musas. A mi me pasa cuando tengo la guitarra cerca.

            El disco

            Yo grabé un disco, me parecía bien, Grabé otro me parecía mejor y cuando mi manager escucho el disco me dijo “A este disco le falta algo” le faltaban tres canciones “Que seas feliz”,  “Julieta” y “No va a ser un hit” las tres le dieron al disco otro peso.

            Yo tenia una novia que se llamaba Cintia, que me pidió que le haga una canción. Me dejó, yo no tenia los huevos para dejarla pero ya no me atraía. Entonces cuando me dejó le conté en una canción porque hice que me deje. Ocho años después de que me dejó se la mande por mail, al que me devolvió una puteada enorme. Le pregunte que si no le gustaba la canción. La canción se llama “Julieta” ella Cintia, solo porque Julieta rimaba. Así nació “Julieta” una canción para Cintia.

            Tengo una hija de 4 meses (Juana), le hice una canción que se llama “Confía”, se la canto, no entiende nada pero me devuelve un ajó. Una de mis canciones más lindas se llama “Malena” dedicada a mi ex. Hoy la gente lo pidió por facebook que la agregue en el disco.

 

 

 

Y como cantautor que comenzó en los bares sacó la guitarra y cantó Malena, el café todo distraídamente lo escuchó, el mozo vino a felicitarlo. Así hizo de la entrevista en el bar un show, bien a su estilo.

 

 

 

Nota:  Guillermo Daniel Contreras     

 Gabriel Sacco

www.laveredadelsol.com.ar

 

 

Envianos tu opinion Literatura Plástica Artesanías Teatro Fotografía Miscelaneas Música Enviá una foto Diccionario Links Amigas Inicio
 
Volver Inicio
 
 
 guicontreras@laveredadelsol.com.ar