Relato
Envianos tu opinion Literatura Plástica Artesanías Teatro Fotografía Miscelaneas Música Enviá una foto Diccionario Links Amigas Inicio
 

 

 

 

 

Se hace lo que se puede

de Jorge Omar Bogace, el Lunes, 25 de abril de 2011 a las 20:04

En las madrugadas, cuando salgo para la obra, camino al tren, siempre se me acerca un viejecito muy amable y humilde que me dice que si hoy soy bueno voy a ganar el cielo. No me atrevo a contestarle ni a contradecirlo. Me gusta su charla, buenos modos y la colonia que usa. Espera en el andén a que mi tren se vaya y me saluda agitando la mano, como un padre despidiendo a su hijo que va para el colegio.

Todos los medio días, cuando paro a comer mi almuerzo en la plaza que queda de camino a mi segundo trabajo, siempre se me acerca un joven muy bien vestido. De impecable traje azul y diferente corbata de seda cada día. Mientras como y camino, me va señalando mujeres hermosas y  automóviles deslumbrantes, me habla de paradisíacos parajes y manjares inimaginables, dice que todo podría ser mío si cometo inequidades y bajezas. No me atrevo a contestar, no me gusta hablar con la boca llena y no tengo tiempo de detenerme, así que cuando llego a la fabrica, cortésmente lleva su mano a la frente y con una reverencia se despide hasta mañana.

Por las tardes casi noche, yendo para la pizzería donde me gano unos extras lavando platos, tengo tiempo de mirar un ratito la calle. Pero cuando salgo de la pizzería de regreso a mi casa, río por dentro imaginando a Dios y al Diablo contándose lo cerca que han estado de ganar mi alma y jurándose que al día siguiente lo lograran.

Pobres. Me dan lastima. Pero quien soy yo para negarles esa ilusión. No se dan cuenta que con tres trabajos y tan poca plata no puedo darme el lujo de ser ni bueno ni malo.

 

 

 
Volver Inicio
 
 
 
Diseños de páginas WEB - guicontreras@laveredadelsol.com.ar