Sábado por la tarde y llueve 
Envianos tu opinion Literatura Plástica Artesanías Teatro Fotografía Miscelaneas Música Enviá una foto Diccionario Links Amigas Inicio
 

Sábado por la tarde y llueve

 

 

Buenos Aires, tarde de lluvia, llovizna tenue pero continua. Brillan las baldosas, brillan los ojos escondidos entre paraguas. Grises, amarillos se huelen al pasar por la puerta de la pizzeria, grises con naranjas al pasar por la casa de una amiga, grises violetas te invaden por la ventana de la abuela, con su incienso.

 

En la casa el mate ya está listo, un bizcochuelo crece y desde el horno llena de amarillas mariposas los deseos de los niños, y de los abuelos. Algún niño habla a su padre simulando ser adulto, y algún padre juega con su hijo, simulando aún ser niño, recordando que era lindo armar la carretera donde indios y soldados pelean entre autos, aviones y algún cucharón que hace de cañón. Donde un viejo sacacorchos dispara misiles invisibles y estaciona junto a la pared.

 

El bizcochuelo descansa, espera en la mesada que esas mariposas recuerden su presencia y en el se posen, aún sabiendo  que cada una de esas pisadas dejará huella muy profunda y  sólo migajas quedarán  del que fuera  por un rato señor de la cocina.

Recuerdo de la tarde, vainilla y coco, en la vereda llueve.

 

 

 

                                 GUI

Guillermo Daniel Contreras

 
Volver Inicio

 

 guicontreras@laveredadelsol.com.ar