Caza submarina 
Envianos tu opinion Literatura Plástica Artesanías Teatro Fotografía Miscelaneas Música Enviá una foto Diccionario Links Amigas Inicio
 

Miguel Nelson Maldonado nació en 1960 en Gerli, provincia de buenos aires. Ablutofobico de nacimiento, desde chico se sintió atraído por una maravillosa serie, “Caza Submarina”, cuyo protagonista era casi su homónimo, "Mike Nelson".
Miguelito, quien pedía que lo llamaran “Mike”, aunque sus amigos insistían malignamente en llamarlo “El Roñoso”, permanentemente le rompía la paciencia a sus padres para que lo inscribieran en un curso de buceo. Con inapelable lógica su padre, don Horacio, sentencio en más de una oportunidad: “No seas pelotudo” continuando sin más con sus quehaceres diarios, “hurgarse la nariz”. Tal vez fuera por esta actividad paterna que Miguelito desarrollo una desmedida pasión por la exploración de mundos insondables y la panificación.


A los 23 años sin contar con profesión alguna, descubrió que el Social y Deportivo, había incorporado entre sus actividades Clases de Buceo!. Sabiendo que el club solo contaba con billar y bochas como únicas actividades deportivas de alto rendimiento, no dudo ni un segundo en inscribirse.
Con el pecho sobre un banquito y la cabeza en una palangana, obviamente sin agua, Miguelito realizo el curso del cual se graduó con honores.


Titulo en mano, dejo en su casa el equipo para principiantes; Una campana sanguchera a modo de escafandra, dos repuestos Drago como tanques de oxigeno y las patas de rana, unas pantuflas viejas talle 47 que le regalara el gordo “Quiste” para una navidad.


Con unos ahorros obtenidos como ayudante de panadería, mas un extra, logrado como bañero del club, partió presto a adquirir un autentico equipo profesional de “Hombre Rana!” en un negocio sito en Córdoba y Callao.
Demás esta decir que en la misma casa donde compro el traje, se lo puso y nunca mas se lo quito.


Con la luneta bien calzada, jadeando por la boquilla, caminando con la gracia de un ganso sobre colillas de cigarrillos encendidas, moviendo los brazos como quien separa las tiras de una cortina plástica al entrar a la cocina, se subió al 37 para regresar a su casa. Saco boleto hasta Gerli, haciendo caso omiso al colectivero quien insistía que solo saque hasta el Borda, porque era mas barato.


Cada hora, con parsimoniosa lentitud a fin de evitar la intoxicación por nitrógeno, subía a la terraza de su casa, o a donde pudiera, para recargar los tanques. No fueron pocas las complicaciones que sufrió en sus quehaceres diarios por esta limitación. Aunque en la panadería aceptaron que usara una manguera de bombeo continuo y en el club le construyeron una torrecita de guardavidas al lado de la cancha de bochas donde podía respirar perfectamente con el snorkel, los viajes largos eran una complicación.
Miguel Nelson Maldonado, “Mike Nelson”, "El Roñoso", "El Pelotudo", murió ahogado durante las vacaciones 1987. Camino a Bariloche, en plena ruta nacional 35, no encontró ninguna elevación donde subirse para recargar oxigeno.

Jorge Omar Bogace

 
Volver Inicio

 

Diseños de páginas WEB - guicontreras@laveredadelsol.com.ar