Escritores de Centenario 
Envianos tu opinion Literatura Plástica Artesanías Teatro Fotografía Miscelaneas Música Enviá una foto Diccionario Links Amigas Inicio
 

Poemas y narrativas de los escritores de Centenario

Neuquen, Argentina

publicados en Círculo Litererio Nº 22

2012

Nely Laurent

 

 

Ceferino

 

¡Cuánta emoción anidó en la comarca!

la Patagonia se vistió de fiesta…

¡Chimpay! Dios regaló bella propuesta,

Radiante: para el mundo ancló una barca…

 

Amó y sirvió a la gente Ceferino,

el evangelio, vigor y mansedumbre,

su ideal, estudiar con reciedumbre

fueron luz permanente en el camino.

 

Fulgió cielos y tierras de armonía,

loando al río con la sinfonía

y en nombre de una raza que es historia.

 

El cenit de las manos, Padre Eterno,

nos ha dado al Beato más fraterno…

¡Ceferino es faro mundial de gloria!

 

Judith Muñoz

 

    

 

 

 

Momentos

 

Apenas te conocí

nos tomamos de la mano

y fuimos por un camino,

de floridos abedules.

 

Te hice un ramillete

que luego yo te di,

cuando el sol acariciaba

tu rostro de marfil.

 

Así la brisa cantaba

su forma dulce y sutil

y el aire cincelaba

tus labios de carmín.

 

El soplo de mi boca

tu piel hizo latir,

con besos que provocan

la forma de sentir.

 

Agustín Hernández

 

 

Omar Barrero

 

En la matera el silencio

no parece despertar,

todos saben el motivo:

es que ya no vuelve Omar.

 

La mañana es un resumen

de tristeza y soledad,

nos preguntamos mil veces:

¿Por qué tuvo que marchar?

 

¿Quién se llevó su optimismo

y sus ganas de vivir?

en su fogón mañanero

Omar quería seguir.

un programa y mucho más.

 

Omar Barrero, un criollo

y un amigo de verdad,

un amante de su patria,

hombre sencillo y cordial.

 

En la matera el silencio

no parece despertar,

todos saben el motivo:

Es que ya no vuelve Omar.

 

Rafael Coronell

 

 

Amante del mar

 

Tus huellas quedaron en la blanda arena

de mi te alejaron, dejando una pena,

soledad, angustia o alguna poesía

iban de tu mano y yo te perdía.

 

Caracolas, algas, caballos marinos,

dueños de tu verso, de sueños divinos,

fueron tus amantes; yo, sólo un peregrino

siguiendo tus pasos, el mismo camino.

 

Y salí a buscarte, gritando tu nombre,

tu nombre, mi amada, amante del mar,

“No está, ya se ha ido,” alguien me responde,

y el eco devuelve tu nombre al gritar.

 

Hoy mil voces cantan tu eterna poesía:

tu voz que regresa de la lejanía,

cuando emerge tu cuerpo del fondo del mar,

y en la noche tibia te vuelvo a amar.

 

Y salgo a buscarte, gritando tu nombre,

tu nombre, mi amada, amante del mar.

 

 

Héctor M.G. Arias

 

              

Panadero

 

¿Cuántas madrugadas

te vieron pasar

con lluvias o heladas

para ir a amasar?

 

Cuanto amor ponías

al hacer el pan

quemando en el horno

tus sueños, tu afán.

 

El tiempo implacable

tus huesos dobló,

sobre tu cabeza

la nieve blanqueo.

 

Tus persianas viejas

ya no levantas,

despacio… despacio…

te veo pasar.

 

 

Nely

4 de Agosto de 2010

 

 

 

Nely Laurent

elateneonelidalaurent@hotmail.com

Volver Inicio