Los tíos queridos
Envianos tu opinion Literatura Plástica Artesanías Teatro Fotografía Miscelaneas Música Enviá una foto Diccionario Links Amigas Inicio
 

El sobrino de los hermanos Tuñon

 

 

los recuerda desde la literatura 

 

 

y las emociones 

 

Enrique y Raúl González Tuñón

 

"Nota editada en el número 15 de la revista EntreverArte, escrita por el Poeta Raúl Vargas, sobrino de estos dos grandes escritores Argentinos. Con su personal permiso hoy reeditamos la nota, y esperamos poder mostrarles otras"

         Gracias Raúl vargas  

 

 

     El número anterior de EntreverArte me llevó a "La calle de los sueños perdidos", libro de Enrique Gonzáles Tuñón.

     A decir verdad no pude sustraerme al encanto de volver a transitar por esta calle y por parte de la vida de su autor, intimamente ligada a la de su hermano Raúl y a la mía.

 

     Dicen que dicen que "los parientes no se eligen". Agrego a esta frase, que de tener oportunidad de elegir, habría optado concienzudamente ser pariente de los hermanos Tuñón. No tuve necesidad de esa opción, mi madre era hermana de Enrique y Raúl.

     No conocí personalmente a Enrique, ya que murió muy joven, pero frecuentando a su hermano me fue fácil tener una imagen total de aquel tío que , a pesar de haber partido, seguía estando entre nosostros.

     Cumpliendo de manera inexorable con la ley de "los hermanos sean unidos", los Tuñón nos dieron un ejemplo acabado de trasmisión hereditaria. Toda la sensibilidad de Enrique, pasó de manera directa a Raúl, quien la acrecentó con la propia formando así un solo patrimonio.

     Aún faltando uno de ellos hermanos, el sobreviviente lo recuerda de manera constante en sus poemas:

 

"Enrique ¿ahora lo oyes? Este es Raúl, tu hermano,

dice la flor que crece de tus huesos tránsidos

Más no soy yo, tan solo, somos los dos unidos

los dos te recordamos fugitivo y cabal"

 

 

 

"¿Veis hermanas? El llega. Pronto tended la mesa.

No, no se ha ido, no ¿No es eterna la espuma?

¿Las gaviotas perdidas, el otoño, la bruma?

He aquí precisamente a Enrique que regresa.

 

   

     Cuantas cosas compartidas, cuantos sueños: el barrio de Once y su plaza, el diario "Crítica", la revista "Caras y Caretas", el movimiento martinfierrista y los nombres queridos y nunca olvidados de Borges, Ricardo Güiraldes, Macedonio Fernandez, Oliverio Girondo, Leopoldo Marechal y más, muchos más.

     La obra literaria de los González Tuñón es copiosa y siempre, de manera infaltable, poblada de magia; magia, creo ahora, que solo pueden tener los seres nobles de corazón.

     Todos los escritos de estos dos hermanos promueven, desde esa nobleza de corazón, la redención de los mundos grises, sobre todo de Buenos Aires.

     Personajes y ambientes, casi siempre trágicos, encuentran en estos poetas una calidez que les asegura la salvación, salvación que todos ambicionamos.

     Recordemos los títulos de sus obras. De Enrique: Tangos; El alma de las cosas inanimadas; La rueda del molino mal pintado; Apología de un hombre santo; El tirano; Camas desde 1$; Las sombras y la lombriz solitaria; El cielo está lejos. 

     Obras de Raúl: El violín del diablo; Miercoles de Cenizas; La calle del agujero en la media; El otro lado de la estrella; Todos bailan; La rosa blindada; 8 documentos de hoy; Las puertas del fuego; La muerte en Madrid; Canciones del tercer frente; A nosostros la poesía; La calle y las islas; Caprichos de Juancito Caminador; Himno de pólvora; Primer canto Argentino; Selección de poesías; Hay alguien que está esperando; Todos los hombres del mundo son mis hermanos; La luna con gatillo; A la sombra de los barrios amados; Crónicas del país de nunca jámas; El rumbo de las islas perdidas; Poemas para el atril de una pianola; La veleta y la antena.

     Es probable que esta nota nada haya aportado a lo tanto ya dicho por los seguidores de los Tuñón, no se me culpe, la nostalgia me ha traicionado, mi infancia y mi juventud se hacen presentes y me dictan una crónica familiar cercana a la ternura.

     A los once años me inicié en esta misteriosa tarea de poeta, uno de mis primeros trabajos fueron unos cándidos versos a tío Raul, mejor dicho a Juancito Caminador, recuerdo las últimas cuartetas:

   

 

Juancito, viejo Juancito

no dejes nunca de andar

porque andando me enseñaste

sin querer a caminar.

 

    

...
y es cierto, desde entonces no he dejado de caminar, es decir, de ser poeta. Ellos mis tíos queridos, siempre me han acompañado en este viaje.

    

Raúl Remigio Vargas

 

El autor es poeta y abogado. Nació en Río Negro y actualmente reside en Palomar. Sus poesías nos acompañan desde el nacimiento de la vereda . Y él nos ha dejado fotografiar los libros que Raúl Gonzáles Tuñon le dedicara a él o sus padres.

(Ir a ver los libros de Raúl González Tuñon)

(Ir a leer poemas de Raúl Remigio Vargas)

 

 
 
 
Volver Inicio
 
 
 
Diseños de páginas WEB - guicontreras@laveredadelsol.com.ar