La espera
Envianos tu opinion Literatura Plástica Artesanías Teatro Fotografía Miscelaneas Música Enviá una foto Diccionario Links Amigas Inicio
 

Paúl Marcelo Velásquez Sabogal

 

Sobre mi cama, tirado, confundiéndome

Con los ropajes desliñados: negros y grises,

Como si se tratase de un funeral

Al que mi cuerpo ha de asistir.

Con el polvo incrementando mi tensión habitual,

Deshilando los almohadones

Que se esparcen en mi rígido cuerpo,

Tengo cada vez más: álgido suspiros

Que chocan en mis ojos.

 

Bajo mi cama, inerte, yaciendo en las

Enredaderas que la sujetan,

Están mis ánimos, temblando al ritmo de mis manos,

Orquestadas por sus recuerdos.

Y mugen de dolor.

 

Admito, que mi pensamiento dejé llevar,

En el bamboneo de las nubes, y

Embriagado encontré mi cuerpo, buscando

Lugar en las enredaderas de mi cama.

Mas su cuerpo no encontré, ni en el

Infierno que se disfraza de letras,

Ni en el amplio llano solar que

Evoca mis sufrimientos.

Sobre mi cama, tirado, despojado ya de

Aquello que llama tras la lluvia-

Tiempo, que tan sólo fuiste el villano

De mis palabras sonrientes- elevé mis

Dedos, palpando el vacío que se diseminaba

En mi cuarto, como si a su rostro

Pudiera aferrarme, y dormir en su frente

-Un beso desde las brasas de mi garganta-.

 

Sobre mi cama, absurdamente poseído

Por los mares, mi sangre dejé caer.

Gota tras gota su rugir iba alimentando.

 

Y ya nada recordaba, de tal insensata espera

De su voz de pétalos caídos.

 

 

Paúl Marcelo Velásquez Sabogal

Volver Inicio
 
 
 
Diseños de páginas WEB - guicontreras@laveredadelsol.com.ar