Ivan Lorenzini Maass 
Envianos tu opinion Literatura Plástica Artesanías Teatro Fotografía Miscelaneas Música Enviá una foto Diccionario Links Amigas Inicio
 

   LA RUTA DEL DESPERTAR 

DE SUDAMERICA 

 

 

 

Latinoamérica abrirá el exigente puerto de la historia cuando consolide un apto gobierno propio: la pedagocracia, o sea, la educación establecida como un cuarto poder del estado, tal trascedental y desafiante obra podrá ser lograda mediante una predisposición de equilibrio y honrradez académica, cualidades cultivadas y vigorizadas a través de una afinada filosofía: la supracoherencia, caracterizada por su posición doctrinaria de suspicacia, tanto para los sistemas idealistas como los materialistas. En cuanto a su máxima expectativa, presiente que sus argumentos cosmovicionales basados en cinco ejes maestros, contienen fuerzas como para un insospechado resultado al ofrecer integridad espiritual que muy bien podría competir en potencia historizadora con la fe.  Pero su preocupación mayor conciste en concentrarse por un esmerado racionalismo humanista, capaz de interconectarse con el nervio vivo de la historia, para alcanzar tal finalidad procura por una nueva ciencia que atinadamenmte pude señalar como civilizógica, cuya  beneficiosa finalidad tratará  de investigar por que la humanidad despues de ocho mil años de variadas civilizaciones es poco lo que ha  avanzado a una auténtica civilización humanista. El nudo gordiano que la nueva disciplina investiga, apunta a resolver la procedencia de la incalificable contradicción dada por la admirable civilización tecnológica, facultada por un lado a generar extraordinaría ingenería y computación pero mientras por otro, sus profecionales actuan imperceptivos de reconocer que la civilización contemporánea cuenta con los recursos científicos, intelectuales y económicos para abolir la miseria.

 Para encontar un apto protagonista que de una real solución, la civilizogía se concentra en los padres de la inlelectualidad de la civilización occidental, como son: Sócrates, Aristóteles, Descartes, etc. Y con ellos procede acercarse a una exigencia de lucidez, la cual indicaría que mundo docente, por la responsabilidad que le compete su profesión, equivale para la sociedad, a sus ojos orientadores, por lo tanto, hoy día, al mundo magisterial sólo le basta un rebote de predisposición para conformarse como el cuarto poder del estado, al que designamos como pedagocracia, agente idóneo para avanzar hacia un gobierno y humanismo algo más perfecto.

Mientras tanto, hemisféricamente, a la pedagocracia-civilizógica, le parece incalificable que persista la inconciencia de sus políticos que no se atreven a asumir la realidad de paices como Chile que comparado con Francia, cuentan con más de cuarenta por ciento de recursos naturales, y a pesar de ello, se mantienen en lentos avances. El gran desafio para sudamérica lo hilvana en una próspera consolidación hacia su propia capital intelectual: INCAPOLIS.

En cuanto a su insustituible prueba de aplicación  pretente superarla a través de la escuela metodológica templekípura(temple unido a kipu) el nuevo concepto no sólo es un homenaje a los kipus, instrumentos memorizadores o anotadores artesanales, claves de la civilización Inca, sino, también es metáfora que encumbra desde el vernáculo al asomo de la inteligencia hemisférica, con el fin, de alentar una ejercitación casi soldadesca de coherencia pedagógica, cuya dirección es ir a romper con las ataduras del atrofiamiento endógeno de mediocrésfera(encierro insalvable de mediocridad) adquirida desde los inicios históricos de latinoamérica, debido a su complejo inhabilitador provocada por el síndrome que llevo aprecierse a si misma como irreversible ser de confin del mundo.

La fuerza civilizadora, nos afirma la templekípura, surge y se desarrolla mediante el autodominio personal, lo cual implica una vigilancia intelectual constante, con el fin, de resistir a las inconsistencias y absurdidades suscitadas ya sea por: miedo, dolor, mentira o prejuicio: resentimiento, soledad, pereza o toda clase de excesos. Sintetizando los conceptos, la templíkipura consigna que aquel humano que haya resuelto objetivos coherentemente claros dispondrá de un proceder notoriamente más descisivo.

Para sellar el capítulo, la templekípura  retrocede en el tiempo, encontrando enriquecedora las enseñanzas resistenciales de la escuela estoica, a la cual, aprecia casi con deferencia de discípulo.

 

 

AMOR A SUDAMERICA

 

No hay más que decir:

eres el continente inconcluso,

pero por sobre toda ancla

eres nuestra novia eterna

que radiante permanece

en otera nube

de extraña tecnología,

una novia

cuyos labios pronuncian

para todo el futuro,

el más perfecto de los besos,

aún, más perfecto que la miel,

pero son pocos los que te ven,

pués, corren

como autos locos

como si la vida

se vaciara en la esquina.

Yo, como todos

caí, igual que meteorito

rompiendo la arena del desierto,

un rayo en la extensa precordillera de tu vida,

prácticamente, carecí de pasado

y sin orgullos heráldicos

entre en tus valles inmensurables

igual que aquel nativo

que bordeó a la selva

conociendo por vez primera

a la distancia hermosa

que termina lejana

en el del horizonte azul.

Eres la dulce Araucana

que permanece inocente

lavando sus irrevelados

pechos de sol.

Más allá,

la cascada abre sus aguas

y como una bandada de procesión

de tranquilos quetzales,

me entregas

la más cautivadora sonrisa.

Desde ese entonces

ya no soy el mismo,

bajó del pelo a mis pies

el elixir

que dió a cada uno

de mis átomos

el aroma cálido del amor.

Tus ojos

más profundo que el silencio,

lanzaron prodigiosa señal

y en mi vida nada quedó

más que voluntad para adorarte

y hoy tu corazón

ocupa el lugar

de mi pequeño corazón

y ya no me importa

que nadie te conozca

ni te premie

con algún comentario feliz.

Desde hoy,

soy tu leñero

también tu constructor,

soy tu labriego

y por siempre

no dejaré de ser

tu devoto eterno.

 

 
 
Volver Inicio
 
 
 guicontreras@laveredadelsol.com.ar