Ivan Lorenzini Maass 
Envianos tu opinion Literatura Plástica Artesanías Teatro Fotografía Miscelaneas Música Enviá una foto Diccionario Links Amigas Inicio
 

DOS NAVES, DOS ALMAS

 

 

 

LA PAZ DELWAMPU[1]

 

Allá,

en el límite de la tierra,

allá,

donde se pierde el aire fecundador

la magia enigmática

olvidó un huevo de la creación.

Allá,

los primeros hombres de América

buscaron en las altas cumbres

la comunión protectora

de un Espíritu Universal.

Allá

en la máxima puna,

doblegando a la implacable gravedad,

como un nido infinito

se posaron cual ave paradisíaca

las tranquilas y azulinas aguas

del Gran Lago Titicaca.

¡Sí!,

el primer hombre Americano

confundió las medidas

y creyó ver un océano

a cuatro mil metros sobre el nivel del mar.

¡Oh!,

Gran Waka,

tu bendición,

a pesar de carecer de oxígeno a respirar:

la tierna totora:

hogar de aves y peces

y canto de soledades.

…Luego,

Las generaciones transcurren

y los ojos se hacen

amplios y profundos

y caminan por wakápulo[2] sendero,

donde el tiempo se detiene

y se alzan como un pukará [3]de cristal

cuando reciben

las fecundas respuestas

del gran saber,

ahora,

 más de alguna tranquila aurora

es acompañada

por nimbos de miel ;

son revuelos de cóndores dorados,

porque el nuevo entendimiento

hizo fluir

a una ambarina y frágil 

 trastémpera embarcación.

¡Pero no !,

 no cortó definitivamente la mano

a la porfiada  totora tierna,

como si la benefactora Pachamama[4]

extendiera su infinito arrebozo entibiador.

Y allí

salta como insecto de luna

el capullo sin fin,

la espiga del tiempo,

el polen inmortal.

el alma pirrueteante

del continente dormido,

 la alegre libélula de plata,

 que brinca más que un niño

por los líquidos lomos

de las refrescantes laderas verdes

de los imponentes Andes gigantes.

 

 

LA PAZ DEL TRIRREME

 

Casi infinito fue el pasado

del caos arremolinador,

casi infinito fue el pasado

de la discusión iracunda

y el ardid alevoso.

Las horas irreversibles

marcaban siglos

perdidos en otros siglos.

La primavera,

vestía como toda primavera

solo falta a sus labios el reir

como si aves y flores

hubiesen sido atrapadas

por el congelador puño del granito,

y aún, el mar

con sus múltiples pies de espuma

no danzaba:

era un espíritu furioso

como el vaho espeso de la venganza.

Pero la geografía

no fue todo el tiempo

roca en el abismo,

ni machacadora

de extravío y olvido.

El insensible tiempo

debió estremecerse de sorpresa

cuando palpa más que al viento

al arquitecto perfecto

que da aliación perfecta

para situar al nido

que da luz al corazón solar :

el gran ojo del Meditérraneo

que luego como plaza magistral

comunica sin descanso

a pueblos vastos.

Entonces

se inicia el giro

de la historia estructural.

Después el tiempo

 conoce los milenios

y más tarde a los Imperios

trasladando ferozmente

las aletas rústicas de las montañas

hasta trasformar

a la topografía siempre obsecada.

-Entonces la loba de la noche

se aquietó-

y los puertos

fueron las nuevas

grandes esperanzas

pero la coyuntura

es vertiente que no se detiene

y los traidores de la ley

acometen contra el ingenuo mar

izando sobre los nimbos

banderas siniestras

de piratas sin madres.

...Solo pudo

la persistencia laboriosa

atragantarse con sus lamentos

y del sollozo

llego la madera fiel,

plena de recuerdos cobijadores

bajo la lluvia cruel.

La señal

ya estaba hechada

y el carpintero se esforzó

para transitar

de constructor de cabañas

a constructor de barcazas.

Al fin el corazón

ya pronto a renacer,

la ballena de madera

cual mascota tranquiliza

al inclemente oleaje alzado.

Entonces

el cielo se esclarece,

el ferreo timón del navegante

cambia el rumbo

dejando de ser del hombre

la sangre

su obligado fatal destino.

 

 



[1] wampu: canoa en inca

[2] Waka- wakápulo:de la raíz inca waka = lugar u objeto venerado

[3] pukara: fortificación militar en inca

[4] Pachamama: dividad de la tierra en inca

 

 
 
Volver Inicio
 
 
 guicontreras@laveredadelsol.com.ar