Labor omni vincit...  La lección
Envianos tu opinion Literatura Plástica Artesanías Teatro Fotografía Miscelaneas Música Enviá una foto Diccionario Links Amigas Inicio
 

DE  UN  INMIGRANTE  ITALOSUDAMERICANO

Dedicado al Nonno Albino Lorenzini Viola

 

 

 

 

Recordado Nonno:

como muy bien ahora sabrás

que mi ciudad,

no se enfibra de aspiración

más que de astucia,

por tanto, son largas

mis calles de soledad.

Recordado Nonno:

llego como un conversador

a tu silente mausoleo

y por el ojo de la llave de tu ataúd

conecto la boca

de una eléctrica aspiradora,

... ¿cómo alguna vez

no habrá de cumplir

acto trascendental

alguna máquina

y en ésta traspase tu esencia?

 

…Y así volveré a tu paradisíaco huerto:

seré nuevamente el nieto

corriendo en los maizales,

volveré a embelesarme

con los voladores recorridos misteriosos

de las doradas abejas,

internándose

entre ojotas amarillentas

de los parronales.

¡Qué días felices aquellos estíos

cuando rebalsabas

con ambición de lago

el estanque de riego!

Tu taller fue mi más sagrado templo,

tus herramientas,

con el mismo remolino

del taladro manual

giraba también mi admiración.

¡Qué sello más profundo

cuando preparabas

colmadas tus manos

los insuperables ravioles

para abuelita y navidad!

 

...Pero Nonnino,

no traigas en mención

tus jornadas en la guerra del 14,

de inmediato tus horas se aniegan

y el invierno porfiado

se resiste en ir.

 

Nonnino:

a pesar de la gran distancia

se bien que comprendes

que la vida me haya dispuesto

 en los ejes de los Andes

con un filón atisbador,

entonces  debes maravíllame

más que una pelicula

con tu país naviero.

¿No es acaso la geografía de Italia

 gigante puerto,

donde venecianos y genoveses

domesticaron a las olas

 del mítico mediterráneo ?.

 

Ancestro mío,

se que me escuchas:

necesito que me des el horizonte

a través de la cosmopolita pedagogía

de Marco Polo y Da Vinci,

necesito escudar

mi travecía

por la negrura espesa

del inquieto continente

que por marcadas décadas

a extendido una silla esperadora

para su más profundo anhelo :

dar ojos

 a la América ciega,

entonces su renacimiento

no será un inocente delirio

porque los agudos látidos

de la antigua civilización

recobraran la mesura sideral

trazada por los sagrados nudos

de los trastémperos kipus.

 

¡Oh¡,

Querido Nonno

debo despedirme,

situación que tañe

una cuerda perpetua:

tu espontánea y silenciosa réplica

a la germinante lección de Cincinato

el sólido granito

de la niñez de Roma,

 las firmes piernas educadas

por las cinchas del arado,

la fecunda voluntad

que prefirió

 la agrícola estrella lejana

 por sobre las bondades del báculo

consignado por el Santo Senado

 

Nonno,

Nonnino.

Antes que el severo Cronos nos separe,

tu nieto sin Italia

se inclina

a tu sacra semilla:

la transpiración derramada

en los territorios ignotos,

...Entonces, el viento puelche ahora sopla

limpiando un primer  sol-…

porque tu nueva prometedora tierra

abre un lecho

de hojas delicadas

para, como madre divina,

otorgarte el último sueño

en la gran paz.

 

 

Labor omni vincit : el trabajo todo lo vence, sentencia escrita en latín

 

 

Iván Lorenzini Maass

 

 

 
 
Volver Inicio
 
 
 
 guicontreras@laveredadelsol.com.ar