"Alpargato terapia"  
    
     
       
 
                          

                                  

                                   

Historia reciente

 

Viajo todos los días por la mañana en un minibús desde el Oeste de la ciudad al centro, y regreso todas las tardes con el mismo medio. Este tipo de servicio uno lo toma para ganar en calidad de vida, tiempo y descanso.

 

Hace unos meses un nuevo chofer comenzó a tener actitudes típicas de un conductor en una autopista saturada de autos y de nervios. Volantazos para moverse violentamente de un carril a otro, peleas  con otros conductores en las que siempre ambos tenían razón. Y en los regresos solía andar por la banquina, entre el carril lento y el guarda riel donde centímetros más allá se veían debajo las canchas de tenis, y casas a las que podíamos sentirnos invitados en cualquier momento. De hecho este mes a ese chofer lo echaron, cambio el minibús y comenzamos a viajar con otro. 

 

Y otra vez por la banquina. El regreso por la banquina parece algo asumido por todos. Pasar entre grandes camiones y el vacio parece ser el nuevo deporte nacional.

 

Alpargato terapia para los conductores, mi vida está en juego. 

 

 

 

Gui


04/09/2009

VOLVER