Poeta, vecina de Ciudad Jardín:
 Elena Jordana   
 

Elena  Jordana nos dejó físicamente el 22 de diciembre de 2008. Poeta genuina, mujer sensible y lúcida, de exquisita charla. Amiga. Durante su residencia en México fundó la editorial “el mendrugo” donde publicó a decenas de autores, entre ellos, Octavio Paz y Ernesto Sábato, para dar referentes conocidos.

De su autoría son los poemarios: S.O.S. aquí New York, Cartas no mandadas, Poemas no mandados, Mujer al sol, Diré lo mío, De mares y nómades navegantes.

“Umbrales” su último libro se terminó de imprimir en una edición limitada, el día de su muerte.

Los que tuvimos la suerte de compartir su amistad, queremos recordarla con esa cara de niña pícara con que atrapaba  y confrontaba los desaciertos de la vida y de ciertas gentes (como a ella le gustaba decir) y en su poesía.

 

 

Poema para Elena

Elena está tendida

paciente, desolada

ella mira a cada hora

el blanco cielorraso de hospital.

Agobiada, un día de diciembre

Elena ya no ve el blanco cielorraso

ni el cielo más arriba

lo que ve ese lunes de diciembre

es el cielo de Aguas Calientes

que en México la viera recibir

el premio de poesía ganado a verso limpio.

O, tal vez,

Elena ve aquel cielo de New York

cuando caminaba por la calle

con alguien que rodeaba su cintura.

O el cielo de su patio

cubriendo una jaula sin canarios

y un árbol donde anidan versos

en un idioma singular

que Elena inventa porque es ella

Elena mira el cielo

pasa una bandada de versos migratorios

Elena les sonríe

Y se escapa con ellos

Raúl Vargas

Datos personales

 

VOLVER