Destierro del palacio de minos       
Daniel Contreras
03 06 2006    
 
 

   

Diciembre  del  2001  ¿Qué  más  decir? 

Aún  recuerdo  el  fallido  octubre  y  una  gran  nube  de  polvo,  y  nada  más. 

Cantaría  a  Curto  (y  bailaría  sobre  él)  mas  me  han  dicho  que  el  arte  no  debe  ser  panfletario.  ¿Panfletario?  No  debe  ser  crítico,  entiendo.  Perfecto,  entonces  será  realidad  bruta,  sin  odas  de  alabanza  ni  himnos  heroicos,  sólo  algunas  imágenes.

Diré  antes:  ésta  es  la  historia  de  cómo  fui  expulsado  y  escapé  (en  un  mismo  movimiento  de  sensaciones  superpuestas)  de  la  paradisíaca  Ciudad  Jardín,  cruel  y  fría  como  el  palacio  de  Minos,  mas  de  la  profana  belleza  de  Babilonia. 

¡Basta!  ¡Acabemos  rápido!  No  más  palabras  y  proyéctense  las  imágenes-  he  cambiado  de  opinión:  serán  imágenes  mas  no  será  realidad  ¡Que  sea  fantasía!  ¡Que  sean  delirios  de  la  madrugada!-  y  luego  el  final,  que  ya  lo  he  dado  a  conocer.

 

Oigo  el  redoblar  de  las  cacerolas:  tal  vez  sea  la  erupción  volcánica,  el  final.  No,  aún  no.

Repiquetea  como  cascos  de  caballos  en  mi  cabeza,  como  gotas  de  lluvia  filosa,  que  rasgan  y  desgarran  el  cuerpo,  que  se  vuelve  llanto  de  sangre. 

-          ¡El  dinero,  el  dinero!

-          No  lo  tengo,  por  favor,  aguarde.

Corro,  corro  y  siento  mis  miembros  arrastrarse.

¿A  dónde  me  llevan?

¡No  vas  a  repetir!  ¡No  quiero  que  seas  otro  vago  drogadicto  de  la  Plaza  del  Avión!,  decía  mi  madre.  Pero  no  puedo,  cuando  el  cuerpo  está  dolido  sólo  lo  superficial  puede  acallar  los  gritos  del  alma.  Un  somnífero  inyectable  y  dormir.

Sin  embargo,  aún  siento  la  soberbia  al  correr  entre  los  edificios,  toda  la  mentira  de  los  rostros  bonitos  observándome  desde  lo  alto,  todos  detrás  de  las  cortinas  espiando  al  vecino  en  el  patio,  y  en  la  calle  con  esa  otra  postura  que  me  transporta  a  Belgrano  o  Palermo  y  mi  vestimenta  desentona.

Sigo  corriendo,  nunca  me  detengo. 

-          ¡Dinero,  dinero!

-          No  lo  tengo-  y  los  libros  se  escurren  entre  mis  manos.

Las  majestuosas  columnas  del  palacio  me  embrujan,  se  repiten  iguales  como  espejos  y  no  quiero  ver  el  final.  Ahora    a  dónde  voy,  hacia  las  fauces  del  minotauro. 

¡El  tributario  huye,  el  tributario  huye!

Corro  y  otros  corren  y  otros  persiguen,  y  entre  recovecos  nos  atrevemos  a  levantar  la  mirada  y  en  largos  pasajes  no  contemos  las  lágrimas.  Dentro  de  las  casas  y  a  través  de  las  ventanas  los  televisores  arden  y  derraman  sangre,  y  en  susurros  todos  se  debaten  entre  unirse  al  vecino  o  matar  al  deudor  y  despojarlo  de  todos  sus  bienes.  Si  no  es  la  erupción  es  el  Apocalipsis,  o  no  será  nada.     

Sigo  corriendo  ¡Corro,  no  hay  tiempo  para  pensar!  Acaso  el  afilado  metal  se  esgrima  contra  mí.

¡Clac!

Caen  las  persianas  de  las  murallas  exteriores  y  se  alzan  infranqueables  las  fronteras,  cuando  el  mar  trae  rumores  de  hordas  invasoras,  de  bárbaros  salvajes  muy  fieros  aunque  invisibles.

¡Clac!

Las  cadenas  se  rompen.  Mis  pies  se  detienen. 

Los  rostros  y  las  ropas  se  deforman,  se  vuelven  vulgares  y  me  siento  hermanado.

Estuve  fuera  mucho  tiempo,  expuesto  a  los  vientos  bárbaros  que  nunca  soplaron,  desterrado  en  el  tiempo  de  la  gran  nube  de  polvo.         

 

 

 

 

Daniel Contreras
03 06 2006    
   
 

 

 

VOLVER