La Caleta de San Pedro 
(Cartagena - Chile)
                                                                                                                           

Al asomarnos la Caleta de San Pedro se ve como un rincón donde la tierra pisa, el mar se acerca y desde el risco caen enredaderas suaves.

El mar, cristal verdoso que deja ver sus rocas al fondo, que lleva arreglos blancos, como las novias. Que ruge y salpica.

La rampa baja recorriendo la pared redondeada de un lado a otro, en el balcón gira y sigue bajando. Las paredes largas dejan sus pies al mar, y este intenta siempre llegar más arriba.

En medio, San Pedro, parece buscar pescadores mar adentro, no deja de mirar.

Al llegar, a la izquierda dos banderas piratas invitan a conocer “La Cueva del pirata“ . A la derecha el casino de Pescadores. Atrás las paredes  llovidas de verdes, y en frente el cristal más grande, verde con tocados blancos, que bate la costa continuamente

Y aquí la Caleta parece decir que conoce y reconoce a los que la visitan.

 

Bajar a la Caleta

Se ve anclado al alcance de arcabuz

una fragata altiva

Su panza marrón recostada

en el transparente mundo

                               verde azulado

Sus mástiles flacos, las velas atadas

anclado en el tiempo

Un bote me espera

me lleva, me embarca

Son sueños de viajes

de idas y vueltas

de mares distantes

de ojos curiosos

GUI  

Bajar

Verde cascada

marrón claro, amarillo cae rápido

piedras blancas y grises

rocas encendidas de agua

el mar golpea

en el fondo la sirena ríe

un pez gira y vuelve a casa

un sueño llega a otra tierra

llegamos

                                                               GUI

Botes

Al sol, descansan al viento

bote amarillo de bordes rojos

bote verde de remos rojos

Hoy en la costa descansan

recuerdos de mar bravío

encuentros seguros con grandes peces

y las veces que alguna gaviota te trajo 

                                               d e regreso al muelle

Hoy, descansas, mirando el mar

como añorando volver a él

                              

                                                               GUI

Segundo Relato

La noche cae en la Caleta de San Pedro. El mar devuelve el brillo de la luna queriendo distraer  a los pocos ojos que caminan por la rampa.

Entre esos brillos de la cueva del pirata, sale una sombra que al pasar bajo la sirena, con el foco lunar, reconocemos al General Tutifruti. General de mares y piratas, general de cerros y caminos.

Cruza la rampa, se sienta detrás de San Pedro. Mira el mar su enamorado, y espera el amanecer.

 

Y en el día transformado en bote  mira la costa satisfecho, el General Tutifruti descansa en el mar sus viejos sueños.

                                                               GUI

La Vereda del Sol agradece  la buena disposición

y atencion de la gente del

Sindicato de Buzos y pescadores

Vuelan gaviotas

El ruido de las olas estremece las piedras

Cartagena

El horizonte se desdibuja en sal, viento

y espuma

Como una barca me encuentro

en suspenso

bordeando el infinito

                          

                                                                     Gladys  

 

 

 
 
 

dos  Panorámicas

 
 
 
 
 
                                                                                                                 

VOLVER